Se encuentra usted aquí

256 niños recibieron clases en la Casona de la Danza

Durante un mes, 256 niños de diferentes colegios de la ciudad se acercaron a la Casona de la Danza para recibir clases de corporalidad y baile gracias al proyecto Civinautas, una iniciativa de la Alcaldía de Bogotá que fomenta la apropiación del patrimonio cultural de la ciudad en niños y jóvenes de escuelas públicas de la capital.

Esto es posible gracias a una alianza entre el Instituto Distrital de las Artes - Idartes, su Programa de Residencias Artísticas - PRA y el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, que busca que los residentes de la Casona realicen actividades con los jóvenes a partir de sus técnicas propias y de los diversos lenguajes de la danza.

Bajo la premisa el cuerpo como primer territorio, se implementan metodologías que integran la formación patrimonial con lenguajes artísticos, con el fin de que los participantes tengan un aprendizaje a partir de experiencias alrededor del patrimonio cultural de la ciudad. La idea es proponer dinámicas y rutas que les permitan a los niños pensar en su cuerpo como el primer territorio que se habita, es decir, un territorio de exploración, de contacto con el mundo y como un lugar del que cada uno es responsable.  

“Para nosotras que acabamos de terminar la carrera es una nueva experiencia entrar a dar una clase, nos da la posibilidad de recoger el conocimiento que adquirimos y emplearlo con los niños. Hay algo muy chévere y es que la danza es un mundo nuevo para ellos, es un espacio bonito para que los niños se den cuenta que la danza es algo importante donde pueden encontrarse con un mundo que tal vez no conocen”, comenta Laura Castro, residente del programa PRA, quien fue docente durante la actividad con los niños del programa.

El PRA y Civinautas trabajan en un concepto en común que es la apropiación, la cual se genera a través de fomentar acciones como el conocer, habitar/experimentar, cuidar y responsabilizarse de los espacios patrimoniales de la ciudad, desde donde se plantean preguntas tales como: ¿Quién soy yo?, ¿qué es lo mío?, ¿qué es lo nuestro?, ¿de dónde somos?, ¿cómo es mi ciudad?, entre otras.